Cómo hacer que tu personalidad no bloquee tus objetivos profesionales

<![CDATA[Los objetivos marcan el destino de cada vida pero la personalidad de cada uno influye en la forma que tomará el camino hasta lograrlos. En algunos casos la forma de ser de una persona, inclusive, puede atentar contra los mismos objetivos e impedir que se logren. Aquí te explicamos como detectar este tipo de personalidades.
objetivos
En el ámbito laboral los objetivos suelen enfocarse hacia un ascenso o una mejor posición y muchas veces se torna en una carrera voraz en la que no se miden consecuencias con tal de lograr la meta. Aparentemente el fin justificaría los medios, pero la realidad demuestra que muchas veces estos “medios” atentan contra la consecución de aquel fin.
Entonces, ¿se puede crecer profesionalmente y no convertirse en una personalidad nociva?
Más allá del clima laboral, jefes, colegas, ascensos o asignaciones, los factores psicológicos son los que se convierten en el principal obstáculo para lograr ciertos objetivos y se ven reflejados en distintos tipos de personalidades.
 

Personalidades nocivas:

 

1. El mártir

Aquel que todo el tiempo, o la mayor parte, adquiere de manera inconsciente una postura de víctima frente a todo aquello que le sucede. Paso seguido el “mártir” busca compasión en su entorno.

“Uno no siempre hace lo que quiere, pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere.“  Mario Benedetti

El mártir se desliga de la responsabilidad de elegir quién quiere ser, esconde su verdadera esencia y genera actitudes pasivas como el extremo conformismo, el pesimismo exagerado y la ira contenida.
¿Cómo reconocer un mártir?

  • Cuenta historias de dolor y pesar
  • Es desconfiado
  • Está nublado por celos
  • Cuida irracionalmente su lugar
  • Esquiva responsabilidades
  • Busca aprobación constante
  • No es autocrítico

¿Cómo cambiar esta realidad?
Es necesario que esta persona entienda que posee un problema de percepción de la realidad y que comience a enfatizar metódicamente sus capacidades, talentos y virtudes.
 

2. El Pesimista

Aquella persona que ve algo malo en cualquier aspecto de la vida. Sus expectativas son siempre relacionadas al fracaso y está relacionado estrechamente con la depresión.

“Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo.” Mahatma Gandhi

Esta personalidad atenta contra sí misma y contra su entorno porque contagia la visión negativa de la realidad.
¿Cómo reconocer un pesimista?

  • Ve todo negativo
  • Exagera
  • Utiliza frases trilladas
  • Se conforma con resultados adversos
  • Siente orgullo de predecir un resultado desfavorable

¿Cómo cambiar esta realidad?
Reemplazando esta visión fatalista de la realidad para darle paso a una percepción más equilibrada y positiva.
 

3. El soberbio

Aquel que cree que todo lo sabe, que nada escapa a su entendimiento y que tiene control sobre todos los aspectos de su vida y de quienes lo rodean.

“No cambies la salud por la riqueza, ni la libertad por el poder.” Benjamin Franklin

Es una forma de autoafirmación que se basa en descalificar a su entorno y valorar exageradamente su presencia.
¿Cómo reconocer un soberbio?

  • Entiende su opinión como única
  • Disfruta de llamar la atención
  • No escucha
  • Se apropia de logros ajenos
  • No tiene autocrítica
  • Necesita elogios contantemente

¿Cómo cambiar esta realidad?
Necesita encontrar el balance ideal entre su percepción y la realidad tal que le permita crecer profesionalmente y no perjudique los vínculos de cara al futuro.
 

4. El Obsesivo

Este tipo de persona está dominada por una estructura de ideas predeterminadas que le impiden aceptar ideas externas y por ende pensar de manera distinta a lo que indican aquellas.

“Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo.” Alexei Tolstoi

Esta forma de pensar atenta contra la realización personal y profesional de quien lo padece ya que el foco de atención acumula todo el tiempo y esfuerzo a niveles exagerados y poco sanos.
¿Cómo reconocer un obsesivo?

  • Es monotemático
  • Se aisla constantemente
  • Evade compromisos sociales
  • Miente, inventa o exagera para justificarse
  • Descuida otros aspectos de su vida
  • Adquiere ciertos hábitos nocivos

¿Cómo cambiar esta realidad?
La persona necesita tener en claro cuales son las prioridades en su vida y aprenda a encontrar un equilibrio que le permita abarcar todos los aspectos de la existencia y profesión sin problemas.
 

“Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.” Eduardo Galeano

 
Fuente: DonWeb.com ]]>